Planes de Suministro

Tienda Online

Imprimir

El poder medicinal de los alimentos

Escrito por Super User. Publicado en Blog.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Sabemos sin lugar a dudas que la alimentación tiene una influencia directa y de gran alcance en nuestra salud, sabemos que lo que comemos puede enfermarnos y hacernos sentir mal, todos hemos pasado por la experiencia de sentirnos enfermos, indigestos, pesados y hasta adoloridos debido a algo que comimos, aún tratándose de algo completamente limpio que no nos está enfermando por estar contaminado sino simplemente porque nuestro cuerpo no lo puede procesar.

Cuando dedicamos años a forzar alimentos nocivos en nuestro cuerpo lo que era una molestia se termina convirtiendo en una enfermedad y es así como evolucionamos de pesadez y llenura a acidez, de ahí a gastritis, de ahí a ulceras o a reflujo y de ahí al cáncer esofágico o estomacal. 

Así como comer mal nos enferma, comer bien nos sana? indudablemente la respuesta a este interrogante es SI, comer saludablemente cura y alivia casi cualquier cosa, alimentarse saludablemente es el complemento ideal a cualquier tratamiento médico y sus beneficios pueden tener alcances que ni siquiera imaginamos ni esperamos cuando tomamos la decisión de cambiar nuestros hábitos de alimentación.

El poder curativo de los alimentos está fundamentado en tres puntos principales:

1- Los antioxidantes: estas son sustancias que ayudan al cuerpo a defenderse de los ataques constantes de los radicales libres, retrasan el proceso de oxidación natural del organismo y mantienen la vitalidad y la fuerza a nivel celular, el consumo de antioxidantes en la dieta refuerza el sistema inmune, potencia la capacidad mental, incrementa la energía, evita la conversión del colesterol malo en tóxico, protege el material genético de las células manteniendo alejado el cáncer, regula la presión arterial, desinflama y promueve la fertilidad.

Estas poderosas sustancias están presentes en alimentos que por lo regular no consumimos en cantidades suficientes, alimentarse saludablemente implica revisara la proporción de antioxidantes en la dieta para incrementarla o enfocarla a una condición especifica que se quiera mejorar.

2- La Fibra: La fibra se divide en dos tipos que debemos consumir si queremos mantenernos sanos y jóvenes, la fibra soluble y la fibra no soluble, sus beneficios son sencillos pero contundentes sin duda alguna; La fibra soluble entra al torrente sanguíneo y limpia la sangre de toxinas y lípidos en exceso lo cual tiene un efecto poderoso sobre los niveles de colesterol, triglicéridos, metales y sustancias toxicas derivadas de pesticidas o fertilizantes en la sangre; La fibra no soluble se aloja en el intestino y protege la flora intestinal al mismo tiempo que facilita el tránsito por el tracto digestivo regularizando la evacuación de desechos, evacuar adecuadamente nos mantiene alejados de las hemorroides, problemas funcionales del colon de todo tipo y cáncer; Además de esto, evacuar regularmente mantiene el colon limpio de manera que no absorbamos toxinas a través de él.

Es importante anotar que para que la fibra funcione adecuadamente se debe consumir también agua en una proporción adecuada. Los 35 o 40 gramos de fibra diaria que debemos consumir no son fáciles de conseguir si no se consumen frutas y verduras en abundancia, alimentarse saludablemente requiere pues, abrir un espacio grande e incondicional a la fibra en tu dieta diaria. 3- La Grasa: Consumir grasa en la dieta no es malo, lo malo es escoger la grasa equivocada, nuestra dieta por lo general está llena de ácidos grasos Omega 6 que provienen de los aceites vegetales como el de maíz o de girasol así como de los animales terrestres engordados con alimentos de origen terrestre. Estos ácidos grasos Omega 6 una vez en el organismo tienden a convertirse en sustancias inflamatorias que comprimen los vasos sanguíneos y engrosan la sangre con sus obvias consecuencias. Los ácidos grasos Omega 3 en cambio, tienden a desinflamar, promueven la separación de las plaquetas y evitan el daño celular, estos ácidos se consiguen solo en los alimentos de origen marino y unas pocas plantas terrestres.

Para muchas personas, lejos de las costas es muy difícil acceder a este tipo de grasa que es muy benéfica para la salud. La proporción correcta de ácidos grasos en la dieta, mucho Omega 3 y poco Omega 6 puede reducir los dolores de la artritis reumatoidea, reduce las probabilidades de un ataque cardiaco, reduce el taponamiento de las arterias, regula la tensión arterial, reduce la inflamación intestinal y puede hasta eliminar el dolor de cabeza. Alimentarse saludablemente sin duda puede mejorar y hasta curar muchas de nuestras más terribles enfermedades, pero el verdadero camino no es el curativo sino el preventivo, comer balanceada y saludablemente debe alejarte de las enfermedades más que curarte de ellas.

www.alimentacionsaludableadomicilio.com


Tu salud esta bien?

valoracion gratis

Como parte de nuestros servicios te ofrecemos esta valoración Online donde podrás empezar a identificar si realmente estas cuidando tu salud como debe ser

Haz tu valoración gratis!